Principal | Informática | Trabajo Social | Biblioteca | Ingles | Música | Proyectos Especiales | Tienda | E-mail

 

 

 

MÚSICA

 

Con el propósito de fomentar, estimular y desarrollar el arte musical en sus distintas manifestaciones entre los estudiantes con discapacidad visual, el Patronato Luz del Ciego da inicio al curso de música a partir del mes de abril de 1993.

 

 En este curso se desarrolla un programa que incluye aspectos teóricos, históricos y prácticos, con el fin de ofrecer al alumno, los conocimientos generales relacionados con el ámbito musical y despertar en él una motivación hacia el estudio de la música. 

 

 También se les ofrecen las herramientas básicas para comprender el proceso de composición y ejecución de la música, brindándole la oportunidad para que puedan ejecutar  un instrumento. 

La primera clase de música en el Patronato, inicia el 12 de abril de 1993 con el curso de guitarra, dictado por el Profesor Gerardo Ricord, con una matrícula de 11 estudiantes, entre los que podemos mencionar: Yariela Góndola, Luz América Flores, Beatriz Núñez, Gamaliel Morales, Eduardo Samudio y Senén Mena, entre otros.  

 

Este curso está  organizado en tres niveles, y se dicta durante 8 horas semanales, dividido en 4 períodos de 2 horas cada uno. Para un mejor aprovechamiento y comprensión de la clase, se atiende de dos a tres estudiantes por período.

El curso de guitarra se incorporó en los planes de estudio del Patronato Luz del Ciego. Es el curso que ofrecemos para fomentar la cultura y el arte entre nuestros estudiantes y usuarios.

En corto tiempo, algunos estudiantes han demostrado muy buena disposición hacia la música. El éxito de su aprendizaje depende del interés y la dedicación de cada uno. Al principio se debe disponer de una buena dosis de paciencia, ya que los estudiantes que comienzan quieren que todo les salga bien... y eso no es posible.

Los no-videntes desarrollamos destrezas en la guitarra con rapidez — si nos interesamos - ya que, por la estimulación, solemos tener los sentidos de oído y tacto afinados. Aprendemos los signos musicales en Braille para poder leer el pentagrama o escribir música. Una persona sin problemas de visión puede ver las notas y tocarlas a la vez. ¡El ciego lee y memoriza las notas antes de tocarlas!

En mi caso, podríamos decir que "heredé" la música. Mi abuelo le enseñó a mi padre, quien a su vez siguió la tradición conmigo y mis dos hermanos videntes. Tenía 14 años y había perdido la vista a los 9. Un golpe en la cabeza me causó desprendimiento de retina.

Para mí la música se vive, se siente. Así toco mi guitarra, viviéndolo, porque lo llevo en la sangre... Siempre he tratado de inculcar ese mismo amor a la música y a la guitarra a los estudiantes y siento que lo estoy logrando.

Para ingresar al curso no se necesita ningún requisito, solamente interés.

Enseño a los estudiantes de la misma manera cómo me enseñaron a mí... sin agarrar sus manos para ponerles los dedos en las cuerdas. Vamos directo a la práctica, conociendo primero el instrumento, sus cuerdas y trastes, y la numeración de los dedos. La mano izquierda también tiene una numeración: el dedo índice es el 1, el medio es el 2, el anular el 3 y el meñique el 4. Las cuerdas se enumeran de abajo hacia arriba, lo mismo que los trastes.

El estudiante aprende practicando las posiciones de las notas. Le decimos, por ejemplo, coloca el dedo 1 en la cuerda 6 y el traste 5. De esta forma, va armando las notas sin necesidad de que alguien le tome la mano. Luego de varias prácticas, memoriza las notas y puede interpretar las canciones.

comenzamos con ocho (8), estudiantes. Algunos renunciaron, otros ingresaron; ahora tenemos ocho (8) y varios más en lista de espera. Cada estudiante recibe un promedio de dos horas semanales de clases. El Patronato cuenta con cuatro (4) guitarras y atendemos a tres (3) estudiantes por sesión, pero lo ideal sería atender a cada estudiante por separado para dedicarle más tiempo.

Nuestra mayor satisfacción es ver a esos muchachos, que han empezado de cero, tocando en actos culturales o en serenatas. En esos momentos sentimos que nuestro trabajo no ha sido en vano y eso nos motiva a seguir enseñando.

Además del interés por aumentar su cultura, algunos participantes tienen otras aspiraciones musicales, como cantar en coros y tocar en grupos de cuerdas. Cabe señalar que algunos estudiantes han participado en actividades a nivel profesional.

Por otro lado, nos esforzamos para que los estudiantes con más dificultad de aprender no se queden atrás o se retiren. Ayudaría mucho si tuviesen un instrumento en sus casas.

Al inicio del curso, la metodología que se utiliza es individual; posteriormente es grupal, dependiendo del avance del alumno.

Los estudiantes han tenido destacada participación dentro y fuera de la Institución en actividades sociales, recreativas, religiosa y de otra índole.  Posteriormente se incorporaron otros instrumentos como el piano y la flauta dulce.        

 

El curso de piano se inicia en 1999, dictado por la Profesora Margarita Griffit, continuando en el 2000 por el Profesor Eric Deliser, quien también inicia   ese mismo año el curso de flauta dulce.  Cabe destacar que ambos prestaron su servicio de manera voluntaria.

 

 

 

Por Licdo: Gerardo  Ricord.

 

                                                          Nosotros
      Misión y Visión
      Informática
      Trabajo Social
       Inglés
      Biblioteca
      Música
      Tienda en línea

 

 

Design by. Ing. Rogelio Brias